El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo | Resumen y sinopsis

Autor
Charles Duhigg

Actualizado en Oct 26, 2023 | Revisado por Martín Durán

¿De qué se trata el libro El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo?

El poder de los hábitos es un libro fascinante destinado a personas que desean entender mejor su propia conducta descubriendo cómo los comportamientos pasados ​​pueden limitar su potencial futuro. El libro explica cómo los hábitos se forman, cómo se rompen y cómo se pueden cambiar. El autor explica que los hábitos son una forma especializada de memoria, en la que actuamos mediante señales automáticas sin tener que pensar mucho sobre ello. Estas señales nos llevan a adoptar comportamientos establecidos y construir patrones "bucles" para realizar tareas diarias. El autor también explica cómo los hábitos pueden ayudar a las personas a alcanzar sus metas y cómo los hábitos pueden ayudar a las empresas a mejorar su rendimiento. También se presentan ejemplos de cómo los hábitos pueden ayudar a las personas a mejorar su salud, su productividad y su felicidad.

Escuchar resumen de El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo

¿Quiénes deberían leer El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo?

  • Aquellos que quieren aprender cómo mejorar su productividad y desarrollar hábitos saludables para alcanzar sus metas.
  • Profesionales de la salud que buscan comprender mejor cómo los hábitos afectan la salud mental y física de una persona.
  • Empresarios que quieran aprender cómo los hábitos pueden ayudar a mejorar la productividad y el rendimiento de los empleados.

¿Qué aprenderás leyendo El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo?

1. Los hábitos funcionan en bucles de tres pasos: señal, rutina, recompensa

Duhigg explica cómo los hábitos se forman mediante un bucle de tres pasos: una señal que nos recuerda la rutina a ejecutar, la rutina misma y la recompensa que nos motiva a repetir el proceso.

Esta secuencia de pasos es la clave para crear hábitos. Por ejemplo, si queremos crear un hábito de leer un libro todos los días, la señal puede ser una alarma que suene a una hora determinada, la rutina sería leer un libro durante una hora y la recompensa sería la satisfacción de haber completado la lectura.

Para aplicar los aprendizajes del capítulo, es importante entender que los hábitos se forman a través de la repetición. Así pues, para crear un hábito, debemos realizar la misma acción una y otra vez hasta que se convierta en una rutina. 

Esto puede llevar tiempo, pero si seguimos los pasos de la señal, la rutina y la recompensa, el hábito se formará con el tiempo.

El autor explica además que estas señales continúan estimulando comportamientos si hay un incentivo o recompensa para completar esas acciones. Por lo tanto, es importante identificar cuidadosamente qué recompensas estamos ofreciéndonos al crear nuestros propios hábitos.

Si las recompensas no están alineadas con nuestros objetivos finales, entonces los hábitos no serán permanentes.

2. ¿Por qué algunos hábitos se mantienen y otros no?

EL autor también analiza una pregunta clave: ¿por qué algunos hábitos se mantienen y otros no? 

Dependiendo de la recompensa ofrecida para un comportamiento, los hábitos pueden tener diferentes niveles de persistencia. Por ejemplo, si el objetivo es obtener un resultado inmediato como gratificación, entonces el hábito será fácil de adquirir pero también más difícil de mantener a largo plazo.

Por otro lado, cuando se trata de crear un buen hábito con el fin de lograr un beneficio futuro, debemos estar dispuestos a trabajar mucho más arduamente durante periodos más largos para obtener las recompensas deseadas. 

Según el autor, la clave para formar nuevos hábitos es encontrar alternativas menores a corto plazo que nos motivan a perseverar hasta alcanzar nuestros objetivos cumplidos a largo plazo.

En otras palabras, una vez que se ha establecido la señal y la recompensa, es necesario llevar a cabo la acción repetidamente para que el cerebro se acostumbre a ella. Esto se conoce como el principio de la repetición. Cuanto más se repita una acción, más probable es que se convierta en un hábito.

3. Puedes cambiar tus hábitos sustituyendo sólo una parte del bucle: la rutina

Una de las maneras más efectivas de cambiar nuestros hábitos es cambiando únicamente la rutina. Esto significa que nos enfocamos en eliminar la parte no esencial del bucle, y reemplazarla con un comportamiento más saludable o deseable. 

Por ejemplo, si queremos formar el hábito de leer diariamente, podemos empezar sustituyendo la señal (la hora a la que abrimos el libro) por algo mucho más pequeño como tomarse 3 minutos para hojear el libro.

Por otro lado, si el gatillo es una señal de hambre, se puede reemplazar el comportamiento de comer alimentos no saludables con el de comer alimentos saludables. Esto permitirá obtener la misma recompensa, como la satisfacción de comer algo sabroso, pero con un resultado más saludable.

De esta forma, seguimos recibiendo un refuerzo satisfactorio al completar nuestra meta sin necesidad de comprometer nuestro objetivo principal. Este proceso nos permite mantenernos motivados hasta lograr cambiar un comportamiento por completo a largo plazo.

4. La fuerza de voluntad es el hábito más importante y puedes reforzarla con el tiempo mediante tres cosas: disciplina, planificación y autonomía

La fuerza de voluntad es el hábito más importante para lograr nuestros objetivos. Podemos reforzarla mediante la disciplina, es decir, haciendo algo que requiera un gran esfuerzo. Esto quire decir que hay que establecer metas y trabajar para alcanzarlas, aunque sea difícil. 

Otra forma de reforzar la fuerza de voluntad es planificar con antelación los peores escenarios, anticipando los obstáculos que se puedan presentar y preparándose para enfrentarlos. 

Por otro lado, es importante preservar la autonomía. Esto implica que hay que tener la libertad de tomar decisiones y actuar de acuerdo con ellas.

En otras palabras, si estamos comprometidos con nuestra meta a largo plazo y no permitimos que cosas externas nos distraigan durante el proceso, entonces será más fácil mantenernos firmes ante las dificultades diarias.

5. Aplica los hábitos en el trabajo

Los hábitos no son solo útiles en la vida personal, sino que también pueden ser aplicados con excelentes resultados en el trabajo. Esto es debido a que nos permiten conseguir nuestras metas de una manera más eficiente y efectiva, evitando pensar demasiado al momento de tomar decisiones. 

Por ejemplo, si deseamos obtener éxito profesionalmente, podríamos identificar un objetivo diario para alcanzarlo y así permitirnos mantenernos concentrados sin perder energía en actividades innecesarias.

Por otro lado, si deseamos mantener una buena relación con nuestros compañeros de trabajo, un buen hábito sería saludarlos y decirles algunas palabras amables diariamente.

De esta forma, incluso durante las tareas mundanas como las reuniones o las horas extra, podemos usar los hábitos para darle dirección a nuestras acciones, encontrando el equilibrio entre gestión de tiempo y productividad. Al mismo tiempo es importante recordar que siempre hay lugar para la creatividad y la innovación aun cuando recurramos a nuestros hábitos para guiarnos.

Estos libros similares a El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y en el trabajo te pueden interesar: